Resultados de Laboratorio

 

Padecimientos

Todo sobre el Autismo

El autismo es un trastorno de desorden neurológico que se caracteriza por una progresiva alteración de la conducta y, por lo general, se manifiesta durante los tres primeros años de vida. La inteligencia en los autistas es variable, oscilando desde un coeficiente normal (aunque generalmente bajo) hasta una deficiencia mental profunda.

No obstante, un niño autista puede registrar otros síntomas: en el 78% se puede presentar discapacidad intelectual y epilepsia en el 25%, así como ceguera y sordera en la misma proporción.
Dentro de las manifestaciones generales destacan la apatía y desinterés por las personas, la realización de movimientos corporales repetitivos de balanceo, problemas de alimentación y sueño, sordera aparente, falta de desarrollo en las formas de comunicación, alteraciones o ausencia del lenguaje, excitación difícilmente controlable, tendencia al aislamiento y acentuadas dificultades para relacionarse.

Otras dificultades

Aproximadamente el 20% registra ataques de epilepsia por primera vez durante la pubertad, que pueden deberse a cambios hormonales, a pesar de esto algunos desarrollan relaciones con otras personas.

Otra destreza común es la capacidad matemática, en la cual algunos pueden multiplicar cifras grandes mentalmente, en un lapso de corto tiempo; otros son capaces de determinar el día de la semana al darles una fecha específica de la historia o pueden memorizar horarios completos de una aerolínea.

Cómo se reconoce el autismo

Actualmente el niño que se diagnostica como autista puede presentar factores, como:

  • Incapacidad para establecer relaciones interpersonales con cualquier persona que lo rodea.
  • Vivir retraído y reaccionar con ansiedad ante cualquier intento de interrumpir su aislamiento.
  • No establecer contacto visual.
  • No soporta los cambios en el medio ambiente que lo rodea.
  • No hay desarrollo de lenguaje, si llega a existir; es memorizado y extraño.
  • Características de las personas con autismo

  • Son extremadamente sensibles en cuanto a la vista, oído, tacto, olfato y gusto.
  • Experimentan angustia inusual cuando se les cambia de rutinas.
  • Efectúan movimientos corporales repetitivos.
  • Muestran apegos inusuales a objetos.
  • Desarrollo Social

    Las personas con autismo sufren a menudo estigmatización y discriminación en diversas instancias, como en la educación, y en las oportunidades para participar en sus círculos sociales. Ellos viven día a día con este trastorno, teniendo los mismos problemas de salud que afectan al resto de la población; en ocasiones llegan a ser más vulnerables a padecer enfermedades no transmisibles crónicas, debido a factores de riesgo como: inactividad física y un plan alimenticio dietético.
    Ante ello, se debe generar en la población un pensamiento de concientización para erradicar y comprender los factores que involucran el comportamiento de estos niños ante distintas situaciones por las cuales pasamos todos los días, debido a que ellos no lo perciben de la misma manera que otro niño o persona.

    Tratamiento

    Intervenciones conductuales educativas 

  • Se realiza un diagnóstico al niño, así como en su ambiente familiar cercano. La terapia consiste en una serie de sesiones cuyo objetivo es que desarrollen habilidades sociales y de lenguaje. También incluye a las personas que conforman el entorno del mismo (padres, hermanos, educadores), con la finalidad de ser un apoyo en el desarrollo de su vida diaria.
  • Intervenciones emocionales y psíquicas

  • Tienen como objetivo la adquisición y desarrollo de habilidades emocionales, así como de expresión y reconocimiento de sentimientos que genere una empatía en el niño. La terapia incluye el círculo social cercano (familia) con los que se trabaja la expresión de sus sentimientos, frustraciones e impresiones hacia el pequeño.
  • Medicamentos

  • No existen medicamentos específicos para este padecimiento, por lo que si llegan a presentar convulsiones se prescriben anticonvulsivos específicos para controlarlo. En caso de que exista hiperactividad, se recurre a medicamentos de pacientes con trastorno de déficit de atención.
  • Prevención

    Generalmente se reconoce que la intervención oportuna y adaptada a las necesidades individuales, constituye un paso esencial para la integración social del niño que padece este trastorno. De tal manera que si se llega a suscitar alguna sospecha, hay que acudir al especialista para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado para el desarrollo social del niño.

    Hospital Angeles
    Health System



    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO