Resultados de Laboratorio

 

Mujeres  

6 lesiones deportivas frecuentes


Fracturas, esguinces, dislocaciones, desgarros, tendinitis y bursitis, son algunas de las lesiones deportivas más frecuentes, las cuales se pueden presentar de manera aguda o crónica. Conoce sus causas y cómo evitarlas.

Cualquier deportista puede tener una lesión, la cuales puede afectar a los músculos, tendones, ligamentos y huesos, y se puede presentar de manera aguda, es decir, surgir repentinamente, o crónica debido al uso excesivo de la parte lesionada, por lo que se desarrollan de forma gradual con el tiempo.


Asimismo hay diversos tipos de lesiones deportivas, cuyos síntomas dependen de la zona afectada  (por ejemplo: hombro, codo, rodilla, muñeca, tobillo) y su gravedad. Estas se pueden presentar por:

  • No emplear la técnica correcta del ejercicio. 
  • Entrenar con demasiada frecuencia y durante mucho tiempo.
  • Correr o saltar sobre superficies duras.
  • Utilizar zapatos sin el soporte adecuado.
  • Entrenar con una lesión previa.

Entre las lesiones deportivas más frecuentes se encuentran:

Fractura de hueso. Suele ocurrir por un traumatismo. El dolor es su principal síntoma y puede afectar la funcionalidad del área afectada. Su tratamiento implica volver a colocar el hueso en su lugar e inmovilizarlo con yeso o férula. Algunos casos pueden requerir cirugía o colocar instrumentos para acomodarlo. 

Dislocación. Sucede cuando una articulación se desplaza de su posición normal, por lo general debido a una caída o practicando deporte. Suele ser dolorosa e inmovilizar la articulación, por lo que requiere atención médica inmediata. Puede afectar zonas como hombros, dedos, tobillos, rodillas, cadera y mandíbula.

Esguince. Se presenta cuando existe estiramiento o rasgadura de los ligamentos, que es el tejido fibroso que conecta los huesos y las articulaciones. Puede provocar que la articulación duela e inflame, por lo que su tratamiento inicial, según su gravedad, incluye reposo, hielo, compresión y elevación. Los esguinces son más comunes en los tobillos, rodillas y muñecas.

Desgarro. Se trata del estiramiento o rotura de las fibras de un músculo o tendón. Suele presentarse en la zona lumbar o en el músculo posterior del muslo. Sus síntomas incluyen dolor, espasmos musculares, hinchazón y capacidad limitada para mover el músculo. Pueden presentarse durante los deportes de contacto, aunque también cuando se efectúan movimientos repetidamente como en el tenis o el golf.  Para su tratamiento se puede emplear hielo, férulas y analgésicos.

Tendinitis. Es la inflamación de un tendón debido, por lo general, a movimientos repetidos A menudo afecta al hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla y tobillo. Su síntoma principal es el dolor en el tendón o en la proximidad de la articulación; en ocasiones puede causar que la piel se enrojezca o irradie calor. Puede requerir el uso de antiinflamatorios y fisioterapia.

Bursitis.  Se trata de la inflamación de la bursa (un pequeño saco que contiene líquido y que actúa como amortiguador en las articulaciones. Puede ser causada por un golpe o caída, o bien, por movimientos frecuentes y repetitivos. Por lo general afecta a los hombros, codos, cadera o rodillas, y puede provocar dolor. Su tratamiento requiere reposo, hielo y analgésicos.

El tipo de lesión puede depender del tipo de actividad, la edad y sexo.


Las lesiones deportivas pueden requerir una atención médica de emergencia, con el objetivo de 

Hospital Angeles
Health System


NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO